Budapest, la ciudad de los balnearios.

Budapest es famosa por sus aguas termales. Tiene 118 manantiales de los que brota agua con alto contenido en minerales beneficiosos para la salud. Además, es el pasatiempo favorito de los aquincenses. Esta es la ciudad de los balnearios, así que no te lo pienses y como mínimo, ¡pruébalo!

A nosotros nos gustó la idea y disfrutamos mucho de una de las mejores cosas que te ofrece la ciudad. Tanto que estuvimos en tres diferentes:

Gellért. Se encuentra dentro de un Hotel de lujo de nombre homónimo a su balneario. En una de sus piscinas se rodó un anuncio de yogures y es que es precioso. Las paredes, los techos, sin duda el más elegante y bonito en el que estuvimos. Cuesta alrededor de 17€.

Piscina de olas, balneario Gellért.

¡Una piscina de anuncio! No tiene un cuerpo Danone, pero es lo que hay.

 

 

 

 

 

 

 

Széchenyi. Este es el balneario que todo el mundo recomienda visitar, incluso los aquincenses. Es el más grande de todos los que hay, tiene muchas piscinas interiores y las exteriores son enormes. Para mi gusto demasiado abarrotado, muy turístico y es el menos cuidado de todos. Se encuentra dentro del pulmón de Budapest, si quieres más información sobre el parque Városliget, pincha aquí. De precio, igual que el Gellért.

Piscinas exteriores del balneario Széchenyi.

Disfruta también de las piscinas exteriores del balneario Széchenyi al anochecer.

 

 

 

 

 

 

 

Lukács. Nos dio la sensación de ser el más frecuentado por los lugareños. La gente joven de Budapest, difícilmente te hablará de él. A nosotros nos gustó tanto que fuimos dos días. Es el menos bonito, el menos grande, pero el más acogedor, cómodo y cuidado. Aunque sabemos que el agua de todos los balnearios en Budapest es alta en minerales y componentes favorables para la salud, el balneario Lukács nos daba la sensación de ser el más “auténtico” ¡y encima es el más barato de todos! El precio ronda unos 11 €.

¡La piscina exterior del Lukács tiene hidromasaje!

Como sabéis la moneda húngara son los florines, a pesar de ser un país miembro de la Unión Europea conservan su moneda. Por lo que el cambio del coste de cada balneario a euros es algo aproximado. También depende de si se trata de un día festivo, de entrada de día entero o sólo de algunas horas, si quieres tu propia cabina, etc. Son precios orientativos para que te hagas una idea.

En cualquier caso no son grandes cantidades y será un dinero bien invertido. A nosotros se nos acabaron los días y seguíamos teniendo algún balneario apuntado en la libreta. Especialmente el Rudas, no pudimos visitarlo porque no nos dimos cuenta que el día que queríamos ir era sólo para hombres, así que ¡fíjate! Porque tiene días mixtos, otros para hombres y otros para mujeres.

Dicen que es uno de los baños más bonitos, así que irremediablemente, tenemos que volver para poder hacer esta entrada más detallada. ¡Todo lo que sea necesario por nuestros viajeros!

Esta es la carita de felicidad que se te queda cuando terminas de relajarte en uno de los balnearios de Budapest.

Descubre también la primera y segunda parte de los 15 planes imprescindibles en Budapest. Ahora, viajero, estás listo para coger la mochila y disfrutar de esta ciudad tan maravillosa.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *