Hostal en la playa: el Galicia

Cientos son los kilómetros de costa de Alicante y cientos también los resultados que te da Google si se te ocurre buscar un hostal en la playa alicantina por lo que esta entrada te va a echar un cable si lo que quieres es un alojamiento paradisíaco frente al mar alejado de núcleos urbanos de peregrinación turística masiva y en medio de un parque natural.

Llevamos ya unos meses de experimentación con este blog y todavía no nos había dado por escribir algo sobre nuestra tierra pero después de visitar el Hostal Galicia en la Playa del Pinet (La Marina-Elche) para celebrar el cumple de Olga con la luna llena de Septiembre dimos con uno de esos lugares de los que uno nunca quisiera partir; repleto de recuerdos y revuelcos de infancia en la arena y tan parecido a otros paraísos frente al mar que han dejado huella imborrable en nuestra retina, como el Oued Laou marroquí.

Hostal en la playa: el GaliciaEl caso es que el Hostal Galicia no es un hostal en la playa sino “dentro de la playa” que, por concesiones urbanísticas de hace más de medio siglo, se levantó en la misma arena, a escasos metros de la orilla en la que el mar recoge las pasiones de los que van a contemplar la salida y la puesta del sol.

Hostal en la playa: amanecerEl Galicia cuenta con todas las comodidades que puedas necesitar pero la mayoría de ellas no te van a hacer falta ya que el único hilo musical que querrás es el de las olas del mar meciendo y haciendo crecer tus sueños; la tele se te quedará minúscula ante la gran pantalla blanquiazul del mediterráneo que da sesión contínua de cine las 24h; y el mejor refrigerio será la terraza del restaurante-bar, estación obligada de paso de toda la brisa del levante, desde la que podrás sorprender, de tanto en tanto, el salto de algún que otro pez, seguido muy de cerca por las voraces gaviotas.

Hostal en la playa: terraza del GaliciaEn la actualidad, este hostal en la playa, fiel a su proyección familiar, continúa siendo gestionado por la tercera generación del fundador y mimando a los cientos de visitantes que año tras año regresan a uno de los pocos lugares de la costa blanca que todavía huele a barraca, habanera y herbetes y desde el que reconstruir los tiempos en los que crevillentinos, ilicitanos y gentes de otras procedencias ponían rumbo al Pinet con sus carros bien pertrechados y montaban sus tiendas y barracas a la vora del mar y a la sombra de los pinos desde la festividad de San Juan hasta San Jaime.

Hostal en la Playa. Casitas de la MarinaConviene reservar con antelación ya que no todas las habitaciones tienen balcón enfrentado al mar, aún más si queréis ver la luna llena bailando sobre el agua. Y si sólo acudís para pasar el día no dejéis de probar uno de sus arroces, calderos o pescados frescos de la lonja de Santa Pola.

Hostal en la Playa del PinetSe nos queda mucho que contar sobre este hostal en la playa y su entorno y posibilidades pero como ya lo han hecho otros os vamos a enlazar a sus entradas:

Hostal en la Playa de la Marina, El PinetY sólo añadir que, después del excelente trato recibido de la mano de Celia y Juan Ángel amenazamos con volver con cualquiera de las próximas lunas llenas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *