“Barejea” hasta reventar en Granada

Irse de tapas por Granada es mucho más que una práctica gastronómica y de ocio para turistas y es que de todas las formas en las que se puede conocer una ciudad Granada se presta al “barejeo” (callejeo de bar en bar) hasta reventar como pocas, tanto los meses fríos, que prefieren caldos serios para calentarse los pies, como los cálidos, que piden cerveza helada para apagar el incendio de las gargantas.

Es sencillo. Sólo hay que dejarse llevar de puerta en puerta y pararse en aquellas en las que sintamos atracción ya sea por la vista, el olfato, el oído o la imposibilidad de postergar más la visita al Sr. Roca. Lo demás hay que dejarlo al azar, la alegría etílica y la capacidad de sorprenderse y enredarse en lugares y sucesos que salen a tu encuentro.

Las mejores vistas de la AlhambraPara los “pro” siempre viene bien hacer una pequeña documentación previa y tirarse a la calle con algunos nombres custodiados en la memoria, en un trocito de papel o en un mapa bien arrugado, como las papas canarias.

Y así hicimos. La cantidad de bares que habíamos recopilado para nuestra ruta de tapas por Granada superaba con creces nuestra capacidad de engullir y remojar el gaznate, aunque os cueste creerlo, por lo que tuvimos que ir haciendo selección por intuición y encontronazo. El resto queda para futuras visitas.

El Chiringuito de Pepe (Calle Verea de Enmedio, Mirador de Mario Maya).

Un imprescindible que nos chivó un lugareño cuando íbamos de ruta mañanera por el Albaicín. Es un pequeño mostrador en la puerta de una casa particular con unas mesitas, sillas y bancos en el Sacromonte frente a la Alhambra. Mejor panorámica y menos concurrida que la del mirador de San Nicolás. Las hermosas vistas y el abrazo del sol a la puerta de la casa de Pepe Heredia harán difícil que olvides el sabor de esa otra Alhambra.

Barejeando en el Chiringuito de Pepe del Sacromonte. GranadaRestaurante Azafrán (Paseo de los Tristes).

Íbamos buscando el mítico Rabo de Nube y caímos en éste por una confusión en la delimitación de las terrazas. No es para hacerle una ola pero nos plantaron dos buenas cañas con una pequeña y buena tapa de ensaladilla de salmón. Un paseíllo y parada en alguna de las terrazas del Paseo de los Tristes para apreciar su ritmo y vidilla será casi inevitable en alguno de los mencionados o en Casa 1899 o, un poquillo más abajo (Carrera del Darro), en el Ras o Puerta del vino.

De tapas en Granada, el Paseo de los TristesAntigua Bodega Castañeda (Calle de Elvira, 5).

Amantes como somos del vermú corrimos todo desbocados Darro abajo en busca de esta bodega que presume de preparar un buen vermú a la granaína con su chorrito de ginebra y sifón. Cuenta con otros caldos autóctonos y suelen acompañar la primera consumición con unas típicas migas, no excelentes pero abundantes, y una tacita de caldo bien caliente que te ponen el cuerpo a tono para atacarle a la siguiente. Las costillas están muy ricas. Auténtica y acogedora bodega en la que repetimos. Una? Dos? Tres…?

Bar los Diamantes (Plaza Nueva, 13).

Parece que hay varios por la ciudad, muy conocido el de la Calle Navas pero nosotros caímos en el de Plaza Nueva. Decoración modernica, algo fría pero con mucho ambiente para compensar aunque no muy joven. Precios algo más altos y tapas de la misma calidad. Aquí cayó un Rioja en la primera visita y varios vermús en la segunda: almejitas, rape, calamares, etc. ¡Excelente!

Bar Babel World Fusión (Calle Elvira, 41).

Un golpe de aire fresco internacional y joven en el que puedes elegir la tapa. La carta fusiona varios rincones del mundo y los vegetarianos tienen bastante entre lo que elegir. Cayeron varias rondas y recomendamos las fajitas, las papas arrugás y un plato de carne de cuyo nombre no somos capaces de acordarnos. Buen ambientillo nocturno.

Tapas en Granada centro. BabelCafé Bar el Círculo (Calle Elvira, 33).

No es un bar de tapas al uso y por eso requiere visita. Mejor algo entrada la noche cuando ya vayáis algo doblaos. Suele tener fiestas temáticas. Nosotros caímos en una mejicana y la simpatiquísima relaciones nos tuvo que ayudar a hacernos un hueco. Su estrechez está bien aprovechada para dar calidez, buen rollismo y muchísima animación.

La Bella y la Bestia (Calle de la Cárcel Baja, 14) y  La Antigualla (Calle Elvira).

Muy cerquita uno de otro. Hay que pasar por alguno de los dos para hacerse la típica rosca con jamón y queso calentita con sus patatas fritas. Muy ambientados dada la abundancia de las raciones que sirven como tapa.

Tapeo en Granada. La AntiguallaMarisquería Cunini (Plaza Pescadería, 14).

Cerca de Bib-Rambla y de la Catedral. Buen lugar para ir de tapas por Granada al mediodía y probar recetas tradicionales con sabor a costa. La especialidad es el mar y con tu vinito blanco te puede caer una tapa de migas, pescaítos, merluza, gambitas o paella (sobre las 14:00). No es de los más baratos pero la materia prima lo justifica. Otro de los que no te debes perder.

Tapear en Granada. Bar CuniniBodegas Espadafor (Gran Vía de Colón, 59).

Un clásico que puede presumir de comida casera. Fue una recomendación de última hora y fuimos dos veces hasta que dimos con la puerta abierta. Cayó una buena tapita de paella para acompañar el vermú y, aunque no era como la de la abuela, estaba bien sabrosa.

Tapas por Granada. Bodegas EspadaforCafé-Bar La Parada (Plaza de la Encarnación).

En un esquina de la Plaza de la Encarnación por la zona universitaria próxima a la catedral. Buen sitio para tomar el sol con una cervecilla y ambiente universitario. No pedid un vermú porque os cascan un Martini y encima os clavan.

Y hasta aquí nuestra ruta de tapas por Granada en esta ocasión. Nos queda una retahíla inmensa de recomendaciones por probar pero como todavía tenemos un recuerdo medio bueno del atracón vamos a darnos un tiempito antes de volver para continuarla.

El precio de los bares que encontráis en esta lista oscila entre los 2 y los 3 euros; la mayoría sobre 2,20 y 2,40, a excepción de algunos como Los Diamantes o el Cunini que sirven una tapa de mayor calidad y se suben a los 3. Están todos entre Plaza Nueva, Calle Elvira y Catedral, a excepción del Chiringuito de Pepe, que está en la zona baja del Sacromonte. De seguro que si os aventuráis por zonas más alejadas del centro y lugares de peregrinación turística podéis haceros una buena ruta de tapas por Granada por 1,50, o menos, de consumición.

Tras nuestra ruta de “barejeo” no podemos decir eso de que el granaíno tiene mala follá congénita pero es cierto que el carácter no es el mismo que el de otras latitudes andaluzas más enrolladas o “fáciles”. No obstante, ¡en todas partes nos trataron genial!

Muchas gracias a todos los que nos pasaron lugares para ver, especialmente a Alejandro y Mari Carmen, de raíces granaínas, y como no a Alcohol Viajes que siempre tiene buena memoria y algún que otro consejillo excelente para compartir.

Os dejamos aquí bajo uno de los vídeos que consultamos antes de salir. No es la alegría de la huerta pero recoge información exhaustiva de unos cuantos bares para visitar en vuestra ruta de tapeo en Granada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *